miércoles, 11 de marzo de 2009

IRON SAVIOR - Recomendación Power

Si eres fan del Power Metal de buena calidad, entónces esta banda no puede faltar en tu colección.
Iron Savior remonta sus inicios al año 96 cuando Piet Sielck y el virtuoso Kai Hansen (Helloween, Gamma Ray) deciden formar el proyecto. Estos dos ya se conocían anteriormente cuando participaban en competencias escolares en Alemania, tocando covers de Black Sabbath, Uriah Heep y Led Zeppelin. Durante este tiempo también tuvieron la participación de Ingo Schwichtenberg y Markus Großkopf (después en Helloween), y formaron la banda con el nombre de Second Hell. Este era el semillero del mejor Speed Power Metal de Alemania y durante ese tiempo se crearon algunas de las canciones que luego formaron parte de los primeros álbunes de Iron Savior, Helloween y Gamma Ray como es el caso de: ¨Victims of Fate¨,¨Murder¨, ¨Phantoms of Death¨, y ¨Heading for Tomorrow¨.
La banda usa temas de ciencia ficción como inspiración para sus letras. La mayoría de sus canciones narran una elaborada historia sobre una nave espacial ('Iron Savior') relacionada con el continente perdido de la Atlántida. Recientemente, los temas incluyen exploraciones sobre la percepción propia y el espíritu de libertad. Para que tengan una idea al final les dejo una parte de la historia, la cual continua en cada uno de sus discos.
Megatropolis
Battering Ram
Condition Red
Dark Assault
Unification
Comimg Home
Solicítalos ya enviando un mail a coyotemusicdistro@yahoo.com / coyotemusicdistro@gmail.com
o llama al 8836-4662
La Historia del Salvador de Hierro - Parte 1
El salvador de hierro es una nave gigante en la órbita del planeta tierra. Es controlada por un cerebro humano inmortal – la bio-unidad – que está enganchado a un poderoso sistema computacional que transporta sus órdenes, y controla la rutina diaria de la nave. El Salvador de Hierro fue construido y diseñado por la antigua civilización de La Atlántida para defenderse de la mortal amenaza de la llamada Alianza. Excepto por el continente perdido de La Atlántida, toda la tierra estaba controlada y dominada por esta fuerza global. En estas partes del mundo, la evolución moral tomó una ruta distinta. La obtención del poder definitivo era su único objetivo. Gobernada por egoísmo puro, donde el asesinato y la traición eran métodos legales para conseguir riqueza, ésta civilización nunca desarrolló un espíritu social. Procurar y proveer a sí mismos tanto como fuera posible era la única ley existente. Por milenios, el balance de poder entre La Atlántida y La Alianza hizo inútil la guerra, ya que la tecnología armamentista atlante estaba más desarrollada. Mas súbitamente, este balance estaba por cambiar, y un ataque de La Alianza a La Atlántida pareció hacerse posible. En esta situación, La Atlántida desarrolló un proyecto de defensa global basado en una enorme nave en la órbita terrestre, El Salvador de Hierro. Equipado con la última tecnología y un poder de disparo enorme, este proyecto suponía nuevamente la recuperación del antiguo balance de poder. Pero entonces, el sueño de una coexistencia pacífica se rompió. Un traidor vendió los códigos secretos a la Alianza. Con éstos códigos, La Alianza consiguió paralizar la bio-unidad del Salvador y tomar control de la computadora. En un asalto devastador, el defensor se tornó en un agresor temible, y la colonia lunar de La Atlántida fue convertida en polvo. Pero la guerra no estaba perdida aún. Un valiente equipo de descenso consiguió abordar al Salvador y recuperar el control. En una carrera contra el tiempo, enviaron la nave al espacio, para hacer imposible un segundo mal uso de La Alianza. Programaron un curso que regresaría al Salvador al sistema solar 350,000 años más tarde, con la esperanza de que el conflicto estaría resuelto y La Tierra unida. Para aquellos hombres, fue un viaje final sin retorno. Antes de que murieran en el frío, una directiva primordial para todas las acciones fue programada en los sistemas computacionales, en caso de que La Alianza aún existiera: Proteger a La Atlántida y conquistar a La Alianza. Esta directiva sólo podía ser desactivada por la secuencia adecuada de códigos de seguridad atlantes. Pero era demasiado tarde para detener la guerra. Con ferocidad e ira, La Alianza presionó sus botones en un golpe atómico final, La Atlántida fue destruida completamente y se perdió en los mares para siempre. Pero el resto del mundo también fue afectado por ésta catástrofe. Terremotos, erupciones volcánicas, contaminación radioactiva y cambios dramáticos en el clima, transformaron la Tierra en un infierno en vida. Aquellos que sobrevivieron, lentamente, generación tras generación, se degeneraron más y más. Finalmente la evolución fue lanzada de vuelta a la edad de piedra, donde el albor de otra humanidad comenzó. Ahora, en el año 2018, el Salvador de Hierro regresa a la Tierra y confronta un escenario donde la civilización de La Atlántida ya no existe. Todos los intentos de contactar posibles sobrevivientes fallaron. La bio-unidad continúa paralizada, e incapaz de tomar decisiones. Así que la computadora, aún a cargo, llega a la fatal conclusión de que La Atlántida fue destruida por La Alianza, que aún existe y rige el planeta. Con la lógica de una máquina inerte, El Salvador de Hierro ejerce su directiva principal: PROTEGER A LA ATLÁNTIDA Y CONQUISTAR A LA ALIANZA